15 dic 2017 General

Historia bajo el agua: Castro Candaz

Existen lugares singulares que solo se pueden visitar durante ciertos momentos del año, y uno de estos emplazamientos es Castro Candaz (también conocido como la Atlantida Gallega). Se trata de una fortaleza que se encuentra bajo el agua durante la mayor parte del año, pero que durante periodos con escasez de lluvias resurge de las profundidades del embalse de Belesar.

Este asentamiento se encuentra en la Comarca de Chantada (provincia de Lugo) y solo se puede llegar a el por un camino que sale de la aldea de Xillán. Es necesario bajar hasta el embalse, y luego caminar aproximadamente un kilometro por la ladera entre antiguos bancales hasta llegar al emplazamiento.

El acceso a la fortaleza solo es posible cuando la capacidad el embalse se encuentra por debajo del 25%, solo entonces podremos cruzar caminando hasta llegar a la construcción.

Esta fortaleza es uno de los símbolos del poder medieval de Galicia. Aunque se supone que este lugar fue habitado durante la edad de hierro, no hay pruebas arqueológicas que lo puedan confirmar.

Lo que los historiadores pueden confirmar, es que fué la única fortaleza que les hizo frente a los vikingos durante sus primeras invasiones, que arrasaron Chantada. Su emplazamiento y los muros de 2,10 metros de alto, muestran lo complicado que habría sido invadir el lugar.

Ya en la Edad Media Castro Candaz fue fortificado y desde allí se pasó a controlar el paso por el río Miño. Ya en 1467-1469 durante la revuelta de los Irmandiños la fortaleza fue destruida, siendo reconstruida posteriormente. Debido a todos estos hechos y al aprovechamiento del terreno para la viticultura, se hace difícil poder ver restos claros de cada una de las épocas vividas en este lugar.

Castro Candaz además de ser precioso y tener gran importancia histórica, también dispone de alguna que otra leyenda. Se cree que existen tesoros en el interior del asentamiento, suposiciones que derivan de la existencia de dos entradas subterráneas que se encuentran inundadas en la actualidad.

BONUS: no muy lejos de allí, se pueden visitar los restos del antiguo pueblo de Portomarín que fué inundado con la construcción del embalse de Belesar. Se puede caminar a lo largo del embalse, ver puentes y casas que quedaron inundadas y si el tiempo acompaña, disfrutar de una hermosa puesta de sol.

Esta es una visita que podemos integrar en alguno de nuestros tours en caso de que sea de su interés. También se puede crear un itinerario nuevo alrededor de una visita a este lugar.

Si lo desean, nos pueden contactar aquí.