26 ene 2018 General

Santomé, la convivencia de dos civilizaciones

No muy lejos de la ciudad de Ourense (a escasos tres kilómetros), podemos encontrar un complejo arqueológico en el que se asentaron diversas civilizaciones hace poco más de dos mil años. Nos referimos al Conjunto Arqueológico de Santomé, un lugar de gran relevancia para poder entender parte del pasado de la ciudad de Ourense.

Se trata de un lugar excepcional estratégicamente hablando, donde sus habitantes además de poder controlar parte del valle donde se sitúa la ciudad de Ourense, también contaban con un lugar privilegiado para la defensa de la población gracias a la ladera inclinada que llega al río Lonia.

Este conjunto arqueológico destaca por ser un gran ejemplo de convivencia en el mismo espacio y tiempo de dos culturas muy diferentes: por un lado la cultura castreña de los pueblos celtas que habitaban Galicia en la Edad de Hierro, y por otro la cultura galaico-romana tras la llegada del imperio romano al territorio.

La parte más antigua del asentamiento es la más elevada donde se encuentran los restos de un Castro (aldea fortificada de la Edad de Hierro), en ella se pueden observar restos de edificaciones circulares y la base de una torre de vigilancia, todo ello data del siglo II y I A.C. Estos restos se extienden por la ladera, hasta el río Lonia.

Con la llegada de los romanos aparece un nuevo estilo de construcción, aparecen las edificaciones con formas cuadradas y/o rectangulares así como las calzadas adoquinadas. Se puede observar que ambos estilos convivieron durante el siglo I D.C, lo que nos indica que tanto el estilo romano como el castreño encajaron durante todo ese tiempo, sin que uno hiciera desaparecer al otro.

Tanto el asentamiento romano como el castreño fueron abandonados en el siglo II D.C., y un siglo más tarde la zona volvió a ser ocupada pero ya con modelos tradicionales romanos. Esas edificaciones más recientes se pueden observar a la entrada junto la caseta informativa.

Nos gustaría destacar también el paraje donde se ubica, se encuentra en un valle sobre el río Lonia donde abundan un hermoso bosque con alcornoques, encinas, robles, variedades de pinos y una gran cantidad de madroños.

Bonus: bordeando el conjunto arqueológico, hacia el río Lonia también puede divisar las marmitas de gigante producidas por la erosión de las rocas debido a los remolinos del agua.

Si desean visitar Santomé con nosotros, puede contactarnos a través de nuestra página de contacto, y organizaremos una visita privada a medida para ustedes, conjuntamente con otros lugares de interés en la zona.