Balenarios

El Imperio Romano construyó los primeros balnearios en Ourense (Galicia) en el siglo I dC, debido a las abundantes fuentes termales que encontraron en toda la ciudad. Y hasta este día, 2000 años más tarde, las termas se consideran uno de los pilares principales en el cuerpo y la salud mental. De hecho, mucha gente de la zona cree que tienen capacidades curativas para varias enfermedades de la piel.